165 años Santa Tecla

Los tuits escritos por historiador salvadoreño Carlos Cañas Dinarte, el cual considera a Santa Tecla como su ciudad, donde vivió desde su nacimiento, son un repaso fiel y lleno de anécdotas muy interesantes.

Carlos Cañas Dinarte
  • El 16 abril de 1854 fue Domingo de Resurrección en el calendario católico. Un terremoto echó por tierra a San Salvador. El gobierno nacional se trasladó a Soyapango, Cojutepeque y San Vicente. Los que se quedaron a vivir en la ciudad destruida fueron denominados “terronistas”.
 
  • Varios ciudadanos sugirieron al gobierno de José María San Martín y Fugón que fundara una nueva capital. El acuerdo gubernativo fue emitido el 08.agto.1854 y se decidió hacer el acto fundacional de la Nueva Ciudad de San Salvador en la hacienda San Tecla, el 25.diciembre.
 
  • El trazado urbanístico de la nueva ciudad capital de El Salvador en los terrenos de la hacienda Santa Tecla le fue confiado al constructor prusiano Otton Fischer y a los coroneles salvadoreños Felipe Chávez y José Ciriaco López.
 
  • De forma íntegra, el plano de la Nueva San Salvador fue publicado dentro del primer mapa oficial de El Salvador (Nueva York, dic.1858), trazado por el ingeniero alemán Maxmilian von Sonnenstern por encargo del gobierno del presidente salvadoreño Rafael Campo y Pomar.
 
  • El 25.dic.1854, por ser día de la Natividad la fecha escogida para la fundación oficial de la Nueva San Salvador, la advocación católica de la nueva capital de El Salvador fue el Niño Jesús. Así fue proclamado por Miguel Tomás Pineda y Saldaña, 2o. Obispo de San Salvador.
 
  • Desde 1876, Santa Tecla tuvo servicio de tranvías y ferrocarriles para comunicarla con San Salvador. Además, fue una de las primeras ciudades en contar con diligencias de caballos y con uno de los primeros automóviles Ford modelo T, importados desde EE.UU. en 1910.
 
  • El 25.dic.1881, el educador cojutepecano Daniel Hernández Urías (director del Liceo San Luis) experimentó con el alumbrado público en Santa Tecla. Iluminó el parque que ahora lleva su nombre con pilas electroquímicas Bunsen, de zinc-carbono y ácido sulfúrico.
 
  • Desde 1881, Santa Tecla fue una de las primeras ciudades de El Salvador que contó con un registro civil y con un cementerio propio, ya no administrado por ningún templo católico. En la actualidad, por sus esculturas y tumbas, ese camposanto tiene carácter patrimonial.
 
  • El Gran Terremoto de San José, del 19.marzo.1873, causó pocos daños en Santa Tecla. Ese hecho y el enorme desarrollo del café y otros negocios hicieron de la urbe tecleña un polo de progreso económico. Así se veía en 1890.
 
  • En 1858, el gobierno del general Gerardo Barrios decidió que Santa Tecla no fuera capital de El Salvador después de Cojutepeque. Ese rango se lo devolvió a San Salvador. Sin embargo, eso no impidió que la Nueva San Salvador creciera como la ciudad fundada para ser ciudad.
 
  • Por su proximidad con San Salvador, sus facilidades de transporte, su clima frío, sus cafetales con neblina y sus colinas arborizadas, muchas familias acaudaladas (como la de Rafael Guirola) establecieron sus villas y residencias en las calles y avenidas de Santa Tecla.
 
  • Desde el último cuarto del siglo XIX, Santa Tecla fue un centro promotor de cultura. Allí se escribió el Himno Nacional (1879), vivió Rubén Darío (1883, foto), nacieron el músico y director Ciriaco de Jesús Alas, el médico y narrador Dr. Alberto Rivas Bonilla, etc.
 
  • Para 1916, Santa Tecla era una ciudad donde el progreso de los automóviles, los ferrocarriles, los tranvías, el telégrafo y el teléfono se contrastaban con amplios grupos de población indígena sumidos en el subdesarrollo. La inequidad era un elemento social notorio.
 
  • En 1902, Santa Tecla contó con un moderno mercado municipal. Siete años después, el viejo cuartel fue demolido para dar paso a un edificio amplio y novedoso, más acorde con su rango militar como parte de la cabecera departamental de La Libertad.
 
  • En la noche del jueves 07.junio.1917, la erupción del volcán de San Salvador y sus terremotos conexos causaron graves daños materiales en las calles tecleñas. Iglesias como la de Belén y decenas de casas sucumbieron ante las tremendas fuerzas de la naturaleza.
 
  • En enero.1932, para hacer frente al levantamiento etnocampesino en el occidente, centro y norte del país, en Santa Tecla fue organizada una de las Guardias Cívicas contra el comunismo internacional y sus filiales. Esa agrupación contó con su propio servicio médico y su reina.
 
  • Por su carácter estratégico en suministro de fondos, Santa Tecla era punto obligado para las campañas electorales y para las visitas presidenciales. En la foto puede verse al general chalchuapaneco y presidente Salvador Castaneda Castro durante su llegada a la urbe tecleña.
 
  • Durante las décadas de 1970-2000, Santa Tecla atravesó un crecimiento demográfico sin precedentes. Miles de personas se asentaron en su zona urbana, surgieron decenas de colonias y desaparecieron decenas de fincas cafetaleras. Los paisajes urbano y conurbano se transformaron.
 
  • El terremoto del 13.ene.2001 causó serios daños materiales y centenares de personas fallecidas en amplios sectores urbanos tecleños. El derrumbe masivo de Las Colinas se convirtió en el símbolo de la tragedia salvadoreña dejada por ese fenómeno natural de 7.6 grados Richter.

Santa Tecla tiene una historia de 165 años, en los que ha escrito capítulos memorables en urbanismo, caficultura, experimentación, cultura, deportes, solidaridad, conectividad…

El reto es continuar con esa historia y proyectarla hacia lo más profundo del siglo XXI.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *